El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es el trastorno más frecuente de personalidad se caracteriza por cambios intensos en el estado de ánimo, con muestras de incertidumbre sobre cómo se ven a sí mismos y su papel en el mundo. Como resultado, sus intereses y valores pueden cambiar rápidamente. También presentan dificultad en el manejo de su comportamiento e impulsos en el manejo de las relaciones inestables, lo que comporta alteraciones importantes en muchas ámbitos de la vida.

Entre los signos y síntomas pueden encontrarse:

  • Patrón de relaciones personales intensas e inestables hacia la familia, pareja, los amigos,... con marcadas oscilaciones entre la idealización y la familiaridad inapropiada y devaluación en periodos de tiempo breves.
  • Elevada impulsividad y conductas temerarias, como relaciones sexuales de riesgo, abuso de sustancias, conducción imprudente, comer en exceso,... 
  • Esfuerzos para evitar el abandono real o imaginario, como iniciar rápidamente relaciones íntimas (físicas o emocionales) o interrumpir la comunicación con alguien antes de ser abandonado.
  • Dificultad para manejar emociones y pensamientos.
  • Imagen de sí mismo distorsionada e inestable con cambios rápidos y extremos de su imagen, intereses, planes de futuro,...
  • Ideas y conductas frecuentes de suicidio y autolesiones con cortes, rascadas en la piel (en el 80% de los pacientes). 
  • Estados de ánimo intensos y cambiantes, con episodios que duración variable, desde unas pocas horas hasta unos pocos días.
  • Sentimientos crónicos de vacío, aburrimiento u orfandad con sensación de no encontrar nunca su lugar en el mundo.
  • Ira inapropiada, intensa y problemas para controlarla.
  • Ocasionalmente, ideas delirantes o episodios disociativos transitorios, como sentirse separado de uno mismo, verse desde fuera del cuerpo o sentimientos de irrealidad reactivos a episodios de estrés intenso.
  • Las personas con TLP también pueden sufrir otros trastornos mentales como ansiedad y depresión, abuso de consumo de tóxicos, trastornos de conducta alimentaria.

Aproximadamente, el 2% de la población padece TLP. Con frecuencia, las personas que se les diagnostica un Trastorno Límite de Personalidad manifiestan síntomas en la adolescencia, mostrando signos durante su edad temprana que pueden confundirse con "comportamiento adolescente típico". Sin embargo, una vez en la edad adulta, los síntomas pueden ser tan graves que la vida cotidiana se convierte en un reto. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para buscar tratamiento.

Con un diagnóstico adecuado y un tratamiento individualizado, el TLP es un trastorno tratable. Los estudios han encontrado que la tasa de remisión de los síntomas es muy alta en pacientes que han realizado tratamiento específico.

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar