Unidad Asistencial para Adolescentes

El TLP suele iniciar sus manifestaciones durante la adolescencia. La presencia de algunos signos y conductas, como la inestabilidad emocional, comportamientos impulsivos, , como enfados y agresiones, abuso de sustancias tóxicas, autolesiones y/o intentos de suicidio, conductas sexuales de riesgo, hurtos, atracones y purgas, pueden indicar que se está desarrollando un trastorno de la personalidad, por lo que intervenir tempranamente podría prevenir la instauración del cuadro completo.

El tratamiento adecuado se realiza teniendo en cuenta la interacción entre:

  1. Aspectos biológicos de vulnerabilidad emocional, debido a experimentación de emociones de forma intensa y dificultad en la modulación de los afectos.
  2. Ambiente invalidante o patrón de crianza y/o de relación que responde con respuestas inapropiadas o no contingentes a la comunicación de experiencias emocionales.

El programa con mayor evidencia para adolescentes con características de Trastorno Límite de la Personalidad es la Terapia Dialéctica-Comportamental (TDC) para adolescentes adaptada por Miller y Rathus (2000).

Nuestra unidad asistencial ofrece las siguientes intervenciones basadas en la TDC:

  1. Intervención terapéutica individual: Se enseña al adolescente a disminuir la vulnerabilidad emocional y a aprender nuevas estrategias adaptativas de afrontamiento a través del uso de técnicas de la terapia dialéctica conductual.

  2. Intervención grupal: Entrenamiento en Habilidades Multifamilias: Esta intervención requiere que el adolescente y su cuidador asistan juntos. El objetivo es que el adolescente, con ayuda de su cuidador/es, aprenda habilidades para manejar el malestar, confiar y validar sus propias experiencias, emociones, pensamientos y comportamientos, reduciéndose de esta forma las conductas problemáticas.

  3. Consultas telefónicas para la generalización de las mismas: Se proporciona a los adolescentes la posibilidad de utilizar las llamadas telefónicas para aprender a generalizar las estrategias aprendidas en terapia en su ambiente.

  4. Seguimiento individual de la familia: Se realizan visitas periódicas para reforzar con los cuidadores las técnicas de manejo del adolescente.

  5. Coordinaciones: coordinación con centros educativos; gestión de los protocolos sobre la necesidad de establecer un régimen especial de escolarización; y coordinación con Hospitalización Psiquiátrica para el abordaje de adolescentes que realizan conductas de alto riesgo para la vida o que tienen pensamientos recurrentes de muerte con elevado malestar.

Descargar más información aquí (en PDF).

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar